Vista de la Hacienda en Mapa
Vista de 360°
HACIENDA XCUMPICH
Dirección: C. 1 N°101 L. XCUMPICH, MERIDA, YUCATAN, MÉXICO.
Horario:
Abierta al Público: NO
Como Llegar:

Hacienda rústica del municipio de Mérida, su denominación quiere decir "Lugar del árbol encantado", por derivarse de las voces: Cun, Canal -encantar o hechizar- y PICH -árbol corpulento-.

+ Más Información
- Menos Información

Localización.

Ubicada al noreste de la ciudad de Mérida en la calle 1 N°101 L.

Historia

Hacienda rústica del municipio de Mérida, su denominación quiere decir "Lugar del árbol encantado", por derivarse de las voces: Cun, Canal -encantar o hechizar- y PICH -árbol corpulento-. La palabra Xcumpich podría interpretarse también como: vaciar algo en la olla, que se deriva de CUM -Olla- y PICH E -echar, escanciar o vaciar algo-, traducción que no consideramos correcta en este caso.

 De acuerdo con investigaciones realizadas por la Dirección de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento, uno de los datos más remotos que se tienen de los primeros propietarios es que, a partir de 1875, la hacienda perteneció al Sr. Audomaro Molina Solís, hermano del Lic. e Ing. Olegario, gobernador de Yucatán durante el Porfiriato y cabeza de una de las familias más poderosas de la época.

 

En septiembre de 1914, al fallecer D. Audomaro, la hacienda -que para entonces tenía una hipoteca de ciento cincuenta mil pesos a favor de la institución de beneficencia privada "Leandro León Ayala"- pasa a ser propiedad de la viuda, Sra. Vicenta Castilla de Molina.

 Nueve años más tarde, en julio de 1923, la Sra. Castilla de Molina transfiere la finca de Xcumpich a favor de sus hijos Ignacio, Ana de G. Cantón, Rosario, María Teresa de Rivero Trava, Pastor y Alfredo Molina Castilla.

    

Una década después la propiedad es afectada para dotar de ejidos a Chuburná, y en 1939, a los del "Núcleo Xcumpich", del pueblo de Chuburná. osteriormente -según los estudios de la Dirección de Desarrollo Urbano-, el entonces niño Julio G. Cantón Molina adquiere las dos quintas partes de la propiedad por permuta que a su favor hace su madre, Sra. Ana Molina de G. Cantón, y la hacienda se divide así: niño Julio G. Cantón, 40%, y Sra. Ana Molina Castilla de G. Cantón, Srita. Rosario y Sr. Pastor Molina Castilla, 20% cada uno.

 

Luego de consecutivas ventas a partir de 1942 y hasta 1948, la propiedad es adquirida por Nacional Financiera, S.A., a favor del Gobierno Federal, en enero de 1962. En marzo de 1966, con motivo de una rectificación por aclaración, la propiedad se divide en dos partes: Xcumpich 1 y Xcumpich 2, la primera de las cuales queda en poder de Nacional Financiera y la otra -correspondiente a la casa principal y huerta-, se le devuelve a la Sra. Alicia Vega de Molina.

    

Un año después de la rectificación legal adquiere esta parte de la propiedad el Sr. Eduardo Luis Cámara Peón, quien la conserva hasta su fallecimiento en mayo de 1984, cuando la lega a su hijo Eduardo Luis Cámara Berzunza. A los tres meses, su nuevo dueño subdivide el terreno en dos partes: casa principal y casa de máquinas.

    

La casa principal de la ex hacienda Xcumpich la compraron al Sr. Cámara Berzunza, en 1984, sus actuales propietarios, Arqlgos. Ramón Carrasco Vargas y Sylviane Boucher. Aún en armonía con su entorno, a pesar de la afectación ocasionada por el crecimiento de la "mancha urbana", la casona de Xcumpich destaca -por su belleza arquitectónica única- en el horizonte del norte meridano.

Arquitectura y Paisaje.

La casona es de estilo ecléctico con tendencia al neoclásico -"típico del porfiriato"-, que destaca por la presencia de cornisas y molduras corridas en la parte superior y a lo largo de las fachadas, así como el enmarcamiento de vanos con elementos sobresalientes del paño general.

    

Hoy día cuenta con cocina, comedor, biblioteca y dos amplias recámaras; en la parte central -donde originalmente estuvo la sala- se construyeron tres habitaciones más y una estructura de tres arcos.

    

Ubicada en una extensión de casi una hectárea, la propiedad también tiene, hacia el poniente, jardín, estanque adaptado como piscina y quiosco. El huerto de la hacienda es cosa del pasado, ya que dejó de existir hace varios años.

 

Hoy en dia la hacienda es de uso particular.

 

Fuente: http://especiales.yucatan.com.mx/

 

 

 

 

Te Recomendamos

Hacienda henequenera del siglo XVIII transformada en pequeño y lujoso hotel de 18 suites, ubicado en el corazón del Mundo Maya: Mérida,...

A 40 minutos de Mérida, esta hacienda privada fue edificada sobre un antiguo sitio maya y aún conserva su pirámide. Sus 14 habitaciones,...

Bellos jardines la identifican y la hacen unica

Contáctanos